Aunque los siguientes consejos te pueden ser útiles para cualquier examen, lo cierto es que son extremadamente importantes para los exámenes que se toman al final de tus estudios secundarios, por ejemplo, en España se le conoce como PAU o Selectividad, en Colombia como SABER 11º, en Chile como PSU y en México como el Exani, etc.

¡Pero no tienes por qué ir a ciegas! Te ayudamos a reconocer los grandes errores antes de un examen para que los evites y estés al 100% el gran día.

¿Se acerca el examen y todavía no sabes qué estudiar?

Haz el test gratis y descúbrelo

1- No dormir

Aunque te parezca una buena idea repasar todo lo que no has estudiado la noche anterior (pista: no lo es) y dejando de lado lo dudoso de que puedas aprender algo en ese estado, lo peor que puedes hacer es no dormir bien la noche anterior. Si estás demasiado nervioso, prueba con técnicas de relajación básicas, pero intenta descansar lo mejor que puedas.

2- Ir en ayunas

Sí, todos hemos pasado por lo mismo: estás nervioso, es temprano por la mañana, no te sientes el estómago en condiciones y decides saltarte el desayuno. ¡Gran error! ¿Cómo piensas resolver todas esas preguntas sin energía? Pero tampoco te vayas al otro extremo porque no es recomendable que comiences el día con una comida extra azucarada y grasosa que afecte tu concentración, algo ligero y que estés acostumbrado a comer (nada de innovar el día del examen) es lo más recomendable.

3- Llenarte de café

A menos que te conozcas demasiado bien y no puedas empezar el día sin el café, es mejor idea no consumirlo en cantidad el día del examen con la esperanza de «estar más despierto». Además de posibles efectos secundarios si no estás acostumbrado a esos niveles de cafeína (palpitaciones, dificultad para concentrarte, etc.), el café es diurético y puede que pases las primeras horas preocupado por ir al baño y no por las respuestas.

4- Ir en tacones o zapatos apretados

Tal como lo lees, el día de la prueba no es el mejor para estrenarte esos zapatos que nunca te has puesto, ponerte ese pantalón que ya no te cierra o ir en tacones. Ese día debes ir lo más cómodo que puedas sin probar con vestimenta nueva que no sabes cómo te queda,  debes regirte por lo que sea cómodo para ti (incluso los tacones pueden serlo en tu caso) en cuanto a ropa en general, accesorios, etc. ¡Lo último que quieres es no poder dejar de pensar en la etiqueta que te pica en la espalda!

5- Ir justo de tiempo

Hay que planificar incluso para los imprevistos y en un día tan importante como este no querrás dejar nada en manos de la suerte. Debes ir con bastante tiempo de anticipación, da igual que llegues antes, en este caso, es mejor temprano que tarde. Además, asegúrate de ver la noche anterior dónde es el examen y a qué hora. Incluso si puedes visitarlo personalmente unos días antes y aprender cómo llegar sería perfecto.

6- Dejar la identificación

En tu rutina de la noche anterior comprueba los documentos que tienes que llevar, así como los materiales. ¿Lápiz número 2? ¡Listo! ¿Calculadora? ¡Listo! ¿Identificación? ¡Listo! No queremos que te veas en la situación de llegar al examen y no poder hacerlo porque dejaste tu identificación sobre la mesa.

7- No aprovechar el descanso

Estos exámenes suelen ser bastante largos, por lo que usualmente tienen un tiempo de descanso. Este es el momento perfecto para ir al baño, comerte alguna merienda o refrigerio para reponer las energías o socializar un rato. ¡Pero no hables ni te preocupes más sobre la parte del examen que acabas de hacer! Si ves que los demás te están poniendo algo nervioso mejor evita hablar hasta volver al examen.

8- No estudiar en ambientes parecidos al real

Esto quiere decir que debes tener en cuenta que aunque en un examen de este tipo no se permite hablar, usualmente se realizarán en ambientes donde hay mucha gente y además desconocidos para ti. Por lo tanto si eres una persona que se le hace difícil concentrarte, te recomendamos hacer exámenes de práctica previamente en diferentes lugares donde haya ruido de ambiente, de la naturaleza, etc. Todo para que anticipes lo que te puedes encontrar el día del examen.

9- Preocuparte excesivamente

El momento de la preocupación es ANTES del examen pero durante el examen, debes enfocarte en el aquí y el ahora y seguir adelante. No te servirá de nada preocuparte por aquella pregunta de la sección anterior ni por errores que pudieras haber cometido. Es más, no solo no te ayudará sino que puede resultar peor porque te impedirá concentrarte adecuadamente en las preguntas que siguen.

10- No creer en ti mismo

¡Así es! Este es el peor error que puedes cometer. Ya has estudiado, ya te has preparado mentalmente, sabes cuáles son tus fortalezas y debilidades, sabes la mecánica de estos exámenes. Solo queda confiar en ti mismo y en que harás lo mejor que puedas.

CONCLUSIONES

Antes de un examen deberás planificar con cuidado y además, poner en práctica una serie de habilidades que te serán extremadamente útiles en tu vida universitaria: planificación, anticipación, organización, gestión de emociones, toma de decisiones, entre otras. El examen no empieza el mismo día en que te citaron, empieza desde días antes mientras te preparas para esta gran fecha. Y cuando estés preparado para pensar en tu carrera, aprende sobre los mitos más comunes al momento de elegir carrera.

¡Ánimo y buena suerte!

Compartir esto

¡Comparte esto con tus amigos!